Sobre Teófila y el Twitter de pago.

 

Saltó la noticia de que Teófila había metido la pata en unas declaraciones. Teófila Martínez es, para quien no la conozca, la alcaldesa de Cádiz. Ocupa el cargo desde 1995, y, aunque es de Santander, ha tenido varios cargos en Alianza popular y posteriormente en el PP, del que fue “jefa” en Andalucía antes que Javier Arenas. Además es senadora y ocupa varios cargos de esos “opacos” en comisiones y juntas del gobierno.

Teófila metió la pata.

Llevo dos días escuchando a la gente escribir con sorna a raíz del Twitter de pago, que si facturas del Twitter, que si “paga el Twitter, primer aviso”, etc. Todo muy cómico y muy gracioso.  Es desternillante que una señora de 65 años no sepa que Twitter es gratis, cuando probablemente las redes sociales ni le interesan ni le gustan, aunque esto segundo sí lo ha demostrado. “hay gente que viene al ayuntamiento a pedir prestaciones sociales, a pedir para comer y tienen Twitter”, en realidad es algo muy parecido a lo que dijo aquella otra señorita de su mismo partido en Les Corts, en Valencia, con algo parecido a: “les damos la ayuda y después se compran televisores de plasma”.

A mi este tipo de declaraciones no me hacen ni mijita de gracia,  os explico el porqué. Vivimos en una sociedad donde el Estado es el encargado de ofrecer protección a las personas más desfavorecidas, y se encarga de ello por unos conceptos que ha costado muchos años introducir en la clase dirigente, como es el de solidaridad. Estas personas no creen que un pobre pueda autogestionar su dinero, lo reciba de donde lo reciba,  y que son ellas, personas 2de bien” las que llevan la razón al decidir en qué se lo deben gastar. ¿Tienes hambre y pagas internet? porque todos sabemos que TODO el mundo paga internet y nadie pilla Wifi abierto o directamente lo desencripta; ¿Tienes hambre y pagas la luz? ; o el que se hizo famoso también porque lo puso alguien del mismo partido político, “un militante de nuestro partido dejaría de comer para pagar su hipoteca”. Es decir, son ellos quienes marcan las prioridades, unos que primero el comer que el internet (o cualquier otra cosa), otros que primero la hipoteca que el comer. Todo muy lógico y muy coherente.

Sin embargo, lo que aquí asoma no es, del todo, o principalmente no, el alejamiento de los conceptos de solidaridad, justicia social y el acercamiento paulatino de la caridad teológica y evangélica que parece que quieren trasladar estos señores. Lo que a mi más me ha chocado del vídeo es el principio, donde se escucha una frase que para mí es lo más indecente que he oído en mucho tiempo de la boca de un miembro de la casta política: “tanta opinión ni tanta opinión”.

Lo que a esta señora le fastidia en realidad no es que una persona deje de comer para pagar internet, o se lo robe al vecino, o haya un alma cándida que deje abierta su conexión para sus vecinos, lo que a esta señora le molesta es que la gente opine.  Y esto es algo que se ha ido demostrando por parte de esta señora desde hace mucho tiempo. Con el carnaval pasó algo parecido, si yo no recuerdo mal, aunque tengo un problema ahora mismo, no me puedo parar a buscar enlaces, si no no terminaría. En Cádiz se está formando un lío curioso. La gente se ha hartado de paro, ya está bien, llevan así muchos años y es ahora cuando han reventado, y ahora, por suerte, el aislamiento al que se ha sometido a Cadiz está siendo esquilmado gracias a las Redes Sociales. Tenemos la referencia de Karlos Puest, que sin ser un personaje que me guste especialmente, sus vídeos protesta han tenido un éxito morrocotudo en las redes, y  en los juzgados, porque el Senador y Teniente de Alcalde de la ciudad de Cadiz José Blas Fernández, los motivos, los de siempre en estos casos, injurias, calumnias, etc. Los motivos reales, se está creado una corriente de opinión en la siempre dormida Cádiz. También estaban teniendo relativo éxito los vídeos de los plenos donde los ciudadanos iban a protestar y la señora “Twitter sale caro” se ausentaba y salía con la cabeza alta del consistorio entre abucheos y escoltadísima por la policía municipal. el colmo de estos vídeos fue el superhit de la vendedora del mercadillo que sólo pedía una licencia para poder llevar a cabo de manera legal su única forma de subsistencia.

Esto es lo que molesta, esto es lo que saco de las palabras de Teófila, más allá de la bromita. Señores, señoras, hay que dejarse de bromitas, lo de esta señora es muy fuerte, el desprecio con el que habla de la gente necesitada de su ciudad, tomándolos poco más que por niños caprichosos que no saben en lo que gastar el dinero, o de gente aprovechada que piensa que puede obtener comida gratis, etc. Vamos a pararnos un poco más a analizar el mensaje, a esta señora lo que le molesta es que haya gente con necesidades y que esa gente pueda opinar en vez de arrodillarse agradecido ate la caridad y la obra pía que el ayuntamiento y los servicios sociales pagados por ellos (los que trabajan).

Esta es la conclusión, no puedes opinar porque te estoy haciendo un favor, la mentalidad del señor que denosta a su vasallo y lo hace dependiente y agradecido. Esto es lo verdaderamente importante, el “tanta opinión ni tanta opinión”[hombre ya los desgraciados miserables estos que se creen?], que es lo que le hubiera faltado a la Teo para rematar la faena.

 

A mi, personalmente, este tipo de declaraciones, me dan mucho miedo.

Anuncios

Publicado el 24 agosto, 2013 en actualidad, andalucia, Politica. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: