Experiencias comprando libros.

Sigo con mi historia particular, mi cruzada libraria digital, a ver si se enteran de una vez: ¡¡¡¡ QUIERO COMPRAR LIBROS PARA MI KINDLE !!!!

 

Amazon ya anunció que empezaría a vender libros en España: BIEN. Pero un bien regular na más. Como muchos sabeis llevo un año, y, no es que yo sea el más mijita del globo, ero me he acostumbrado a leer BIEN en el Kindle. ¿qué significa esto? Bueno, pues significa textos bien editados, con sus capítulos, sus notas pequeñitas, un índice, y un TOC (Table Of Contents) al final del libro. Esto lo hace mucha gente de manera gratuita, con textos conseguidos a través de OCR (es decir, de escanear una por una las páginas y sacar el texto después – un coñazo – ).

 

Pues bien, desde Diciembre he comprado dos libros para mi Kindle, el primero, “El emblema del traidor”, de Juan Gomez Jurado, que, sin ser una obra que despertara mi interés, su iniciativa de colgar sus libros a precios más que razonables en internet y su postura respecto a la venta de estos artículos me tiene enamoradito. Me costó 1,49 €, y el libro está perfectamente editado, nada que envidiar a los aficionados que lo hacen gratis y de manera exageradamente buena por las webs de Dios.

Tras esto, me llegó la noticia de que Anagrama iba a publicar “Diario de Invierno”, lo nuevo de Paul Auster en digital antes que en  papel. 10,44 € costaría el libro hasta el 31 deEnero, me animé, volvía a albergar esperanzas de que el mundo editorial por fin iba a resarcir su error. Pero, cosas de la vida, me equivoqué. El libro de Paul Auster da pena. No tiene división por capítulos, pero si separación entre tramos, los típicos tres asteriscos *** entre un párrafo y el siguiente. Pues ni eso estimados lectores, ni eso trae el libro. Ni una sola marca. Sólo tiene una nota, y es absolutamente demencial para la estética como está colocada. No tiene ni siquiera una tabla de contenidos (TOC) al final del libro. Y uno piensa, en breve, este libro lo habrá cogido alguien, le habrá quitado el DRM (protección) lo habrá editado a su gusto, y lo colgará en internet. Ese será el momento en que los listos dirán: “es que no se puede tener gratis”… y habrá que contestarle: ” pues hazlo bien “carajaula”. Y es que, cada vez que pienso que me he gastado 10 euros en un libro que esperaré a encontrar bien editado y gratis en internet para leerlo, se me cae el mundo encima.

Lo comenté con mi amigo Jose Luis Merino, que de esto sabe un rato, y lo primer que me pregunto fue qué empresa había creado el libro. Atónito me quedé. Miré, y al parecer es una empresa que se llama NewComLab S.L.L., y mi amigo Jose Luis, que, como he dicho, de esto sabe un rato, y, por supuesto, mucho más que yo, ya había escrito sobre el asunto. Empiezo a indagar sobre la empresa, y resulta que es la que lleva a todas las grandes editoriales en español.

Y entonces vuelve uno al principio. Si todas las grandes editoriales españolas tienen contratada a esta empresa, yo, desde luego, no voy a comprar un sólo libro más, ni en digital, ni en papel, de estas grandes editoriales. Porque yo no pago para pasarlo mal. Y se que después me llamarán pirata, y llorarán, y me dirán que su negocio va mal, y que la culpa es de internet. Y yo no tendré remordimientos de conciencia, porque es la enésima vez que hago público en diversos medios que o quiero comprar los libros, pero, si te ofrecen un traje de calidad, hecho a medida, por 0 € y un traje de la misma calidad, con el corte mal hecho, que te queda como un tiro y es incómodo, a 10 €, ya me direis con que os quedais. Yo, desde luego, cojo el que no e cuesta el dinero.

Y, como siempre digo que no le suplicaré más a las editoriales que me vedan los libros, que no, que es su trabajo ofrecérmelos, que es su trabajo venderlos, y no tengo porqué estar rogando a nadie que me venda algo. Que ya estoy harto. Y de la decisión de no volver a comprar hasta que no me asegure de que lo que compro es de calidad, o, en caso contrario, pueda devolverlo, no pienso comprar nada. Porque después de la pantomima de Libranda, viene esto, y la conclusión es clara. No quieren que lea sus libros en formato digital. Y, como no pienso comprarlos en papel, porque para eso tengo la biblioteca, me voy a la biblioteca de internet. Y les daré la razón a partir de hoy, una descarga mía va a ser una obra que no compre en mi puta vida.Y que cierren todos los megauploads que quieran, que siempre habrá alguien con libros bien editados dispuestos a prestarlos.

 

Anuncios

Publicado el 25 enero, 2012 en Libros y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Desgraciadamente “esto es lo que hay” (suspiro). Esperemos que pronto las editoriales se preocupen por estas cosas…

  2. Amén a eso hermano.

  3. ¡Bravo!
    Totalmente contigo 😉

  4. Sé que no es el mejor momento, pero acabo de ver las primeras páginas del libro y al parecer no hay índice (o al menos no está en las primeras páginas, igual al final), así que igual no está tan mal http://www.mascultura.com.mx/sites/default/files/DIARIO%20DE%20INVIERNO_extracto.pdf

    Lo curioso es la diferencia con la versión catalana….

  5. He tenido experiencias parecidas. Te acompaño en el sentimiento (y en las conclusiones).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: